Y

Mírate, ahí tirada en la cama pensando en tu examen del día anterior, el trabajo de mañana.

Estúpido poco dinero que queda en tu cuenta, estupideces que haces cuando te mosqueas, lo estúpidamente rápido que consume el depósito tu coche.

Jo, 50 euros y se me van en nada, con lo que cuesta ganarlos y lo poco que les parece a algunos.

Las enfermedades que afectan a tu familia, la flojera que te da afrontar estas situaciones, las pérdidas en los últimos años, el tiempo que les quedará a nuestros mayores.

Tiempo desperdiciado, tiempo aprovechado, personas que no lo merecían, otras que sí.

Y si miras hacia arriba te das cuenta de lo insignificante que parece en comparación con todo lo que ignoras y sucede a tu alrededor.

Al final sólo somos el reflejo de una realidad a millones de años luz proyectada en el manto celeste.

Somos fotones de luz. 

La verdad, pocas veces me permito el lujo de mirar al cielo, suelo esconderme bajo un tejado o un cielo encapotado de nubes de polución; así es más fácil prestarle atención a lo mundano, limitando mi ángulo de visión.

NuevoDocumento 2017-04-23

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s